Select Page

El orzuelo es un cuadro clínico caracterizado por una infección localizada en las glándulas de los párpados o de los folículos pilosos de las pestañas.

El germen involucrado habitualmente es una bacteria, siendo el estafilococo aureus el más frecuente.

Es muy común que, a pesar del tratamiento, el proceso infeccioso se repita en varias oportunidades en un breve período de tiempo.

El cuadro clínico se caracteriza por una molestia al comienzo del cuadro, seguido de aumento de la sensibilidad, hinchazón, dolor y adquisición de una coloración rojiza del párpado afectado. En el lugar de la lesión puede palparse un nódulo redondeado y muy doloroso. Todo esto lleva a producir una sensación de presencia de un cuerpo extraño en el ojo, acompañado de lagrimeo y fuerte rechazo a la luz. Luego de varios días aparece pus en su interior, que posteriormente se elimina espontáneamente con alivio de las molestias.

El tratamiento se basa en la aplicación de paños húmedos y calientes durante diez a quince minutos dos a tres veces al día.

La aplicación de gotas con antibióticos son muy eficaces, sobre todo para prevenir la conjuntivitis secundaria por contaminación directa.